Vive el Presente

Expresa tu enfado.

Se nos ha enseñado que existen dos modelos de ira: uno el de encendido y otro el nivel apagado. No tenemos termino medio. Solo se explota o se guarda la rabia.

Existen diferentes niveles de ira, según el enfado va en aumento hasta que explota. Si no queremos que nuestro enfado se convierta en una emoción tóxica, debemos comprender que todos tenemos permiso para enfadarnos, y también conocer los recursos para que no nos domine.

Existen cuatro cosas en la vida que no se recuperan:

1- Una piedra después de haber sido lanzada

2- Una palabra después de haber sido dicha.

3- Una oportunidad después de haberla perdido.

4- El tiempo después de que halla pasado.

Cada vez que una persona está expuesta a violencia, se produce un reflejo llamado desensibilización. Cuanta más violencia veo, más normal es. Actos como gritar, romper e insultar se transforman en algo común y cotidiano.

Canalizar correctamente nuestras energías para no pasar del enfado a la violencia es muy importante. Si caminas pensando alternativas, cómo resolver el problema, podrás focalizar tu enfado de manera positiva. Por el contrario, si te concentras  en el obstáculo que te frustra, no hallarás la solución.

Con el enfado podemos hacer varias cosas

1- Estilo pasivo: Se guarda el enfado y no se da cuenta de que lo está reprimiendo. Puede generar graves enfermedades, como por ejemplo derivar en depresión.

2- Modo pasivo-agresivo: Reprimir su ira para luego expresarla con pullas  o tono sarcástico.

3- Explosivo: La persona romperá, pegará hasta desahogarse. Su nivel de tolerancia es muy bajo.

4- Estilo ganador: Sabe expresar verbalmente su enfado y lo utiliza como una fuerza de superación. Se da tiempo para comprender porque está enfado, y después se lo expresa a la persona de manera no agresiva.

Cuando estés enfadado…

1- Hazte preguntas: Cuando no te soportes ni a ti mismo, preguntate porque estás enfadado, y si vale la pena que lo estés por ese motivo.

2- Deja salir el enfado: Si no lo dejas salir, terminará convirtiendose en un dolor de estomago, de cabeza o de huesos.

3- Expresalo en palabras: Debemos hablar de lo que nos molesta y de manera constructiva. Expresar el enfado produce buenos sentimientos, eleva tu autoestima y la sensación de estar en paz con los demás.

Contener emociones violentas nos agota y nos consume. Enfrentate a esas emociones. Hazte cargo de ellas. No te culpabilices.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada el 8 octubre, 2017 a las 7:58. Se guardó como Sin categoría y etiquetado como , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: