Vive el Presente

Te contrato, te exploto y te despido

No es uno de mis mejores días, yo suelo no pensar y solo disfrutar el momento; o por si el contrario me enfado, suele ser un momento y al rato ya me río.

Estoy buscando que nombre ponerle a lo que siento, no es ansiedad, ni depresión, ni tristeza, quizás impotencia, frustación, traición y de nuevo tirada al suelo.

Todo empezó hace unos meses cuando una empresa apostó por mí y yo por ellos. Me involucré, me esforcé y di todo lo mejor de mi. Trabajé mas de 20 días sin un solo descanso, más de 10h al día. Aguantaba que me dijeran que todo estaba mal… solo me pedía que me esforzara día tras día, eso hizo pensar que no valoraban nada de lo que estaba haciendo. Sí que es cierto que a veces me daban ánimos y me decían que sería recompensada, que los domingos se pagarían…

Yo soy una persona que trabajo genial bajo presión, y he aprendido a no enfadarme y sonreír cuando las cosas no van como esperaba… Así que sonreía mucho, cosa que al parecer no gustaba…. La relación que teníamos empezaba a ser a todas vistas una relación tóxica, donde la mitad de los trabajadores te miraban por encima del hombro o te hablaban de malas formas, ordenandome hacer cosas.

Era una tienda (papel ya) mágica, cada persona trabajadora de la otra empresa (dismac) que supuestamente venía a echar una mano, se transformaba radicalmente y empezaban a mandar como generales se creían. Era todo tan surealista que si no te rías, te ibas y no volvías.

Las cosas poco a poco se fueron calmando, y es donde yo me voy enterando que de todas las promesas que se me hicieron, ninguna tiene validez, ni la recompensa, ni las horas de más…

Hay que tener en cuenta que durante semanas curre una media de 60 h a la semana, con un máximo de 73! cuando te das cuenta de que has currado todo eso con esfuerzo, con sudor y sin ver a tu familia, y ni siquiera tiene recompensa, ni un gracias, ni una palmadita en la espalda. Absolutamente nada.

Llega un momento en el que te dicen que como no vas a ir a cierto evento el sábado por la noche, ya no preguntan si tienes algún plan con tu vida personal, no, directamente ya te lo dicen por si se te ocurre decir que no puedes, que sería muy feo, ya que te están haciendo un favor!

Finalmente después de acumular durante semanas y meses todo lo que me estaban haciendo, decido de muy buenas maneras llamar a rrhh e informarme. Le comento muy risueña todo lo que me habían dicho, y prometido. No tenían constancía de que lo que yo estaba contando hubiese ocurrido. No sabían lo que eran las horas extras, no habían valorado el tener que pagar o devolver en tiempo todas esas horas que nos exigían. De todas maneras yo solo llamaba para informarme como iban a proceder, no iba a emitir ningún juicio de valor.

Cuando levanté el teléfono ya sabía que podía tener consecuencias, pero era algo que yo debía preguntar, informarme. Era mi deber como empleada.

Ese mismo día por la noche llegó a la tienda el de rrhh (un hombre tan culto que hace chistes sobre picaso, pero a la vez no tenía constancia de absolutamente nada) y me dijo que por el evento obligado la noche del sábado me darían un sábado libre. Me muestro una vez mas agradecida y muy risueña. Aunque me fijo que en su mano trae un sobre… y ese sobre me hace pensar….

Tengo que aclarar que era la más formada en todos los temas de la tienda, desde producto, programa, web, app, trato al cliente… y siempre con una sonrísa y empatía que tanto gusta a los clientes.

Llegó el viernes, fue un día movido, había empezado una nueva encargada, que no sabía nada de papelería, y además aun estaba trabajando… ( mi jefa real, con todas esas semas que no veia a sus hijos, solo le dió tiempo a abrir la tienda y al día siguiente callo enferma). Ese día también vino el fotógrado de google, cosa que me hace mucha gracia, porque a que no sabeis quien saldrá en las fotos que promocionen a la tienda? Esa misma, Yo!

La tarde del viernes vuelve a dar otro giro, una chica viene y me dicen que puede ser nueva compi, yo que no soy tonta, y además me fio mucho de mi sexto sentido, creo que es mi sustituta… se lo pregunto al encargado y me dice que no. Se lo digo a otro compañero y me dice que no, que se estarían equivocando al echar a la persona mejor preparada. Pues a las 8 de la tarde llega mi amigo el hombre culto y al rato me llama, yo siempre con una sonrisa enorma por cierto le escucho como va poniendo fin a nuestra relación laboral porque… no tengo sintonía!!!

Orgullosa de mí misma porque no han tenido motivos reales, ni uno solo. Y porque se han tenido que inventar el que decirme para despedirme.

Pero claro que jode, jode que un empresario explotador juegue con tu pan y tu vida, y te de lecciones de como esforzarse y trabajar duro. Si, el es buen ejemplo a seguir, tirarse a la hija del dueño y listo, habemus empresa.  Además también da buen ejemplo de como ser buen esposo… es una pena. Como dice el dicho:

Dime de lo que presumes y te diré de que careces.

Anuncios
Esta entrada fue publicada el 11 junio, 2017 a las 20:49. Se guardó como Sin categoría y etiquetado como , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: